viernes, 15 de mayo de 2015

Sensiblemente en reuniones



Material sensible


Una de las palabras de las que más se abusa en reuniones es “sensiblemente”. Está de moda. ¡Qué le vamos a hacer!

Escuchamos a menudo que algo ha mejorado o empeorado sensiblemente… Si no te has dado cuenta y te aburres en tu próxima reunión, siempre puedes calcular cuántas veces se utiliza.

Pequeño gran detalle: no hay unanimidad en cuanto al valor que se le atribuye. Para la mayoría significa “poco” (63%), pero un 28% entiende que esas variaciones son importantes. Llama la atención que el resto, es decir un 9% (*) no tienen claro su significado.

Si pedimos ayuda a la RAE, la verdad es que no nos aclara gran cosa. Nos indica una definición tan ambigua como la propia palabra: “de forma que se percibe por los sentidos o por el entendimiento”.

¿Os imagináis lo que puede provocar como malos entendidos semejante ambigüedad?

Vamos sensiblemente apañados.



(*)Estos porcentajes, han sido calculados a lo largo de mis últimos talleres (nº de respuestas: 4.320 hasta la fecha)

viernes, 10 de abril de 2015

Desladrilladores de reuniones



La reunión está enladrillada

La reunión está enladrillada. 
¿Quién la desenladrillará? 
El desenladrillador que la desenladrille, buen moderador será.

Una reunión puede ser el lugar donde uno cuenta sus problemas y se busca al culpable, el lugar donde se encuentran soluciones, o incluso, el lugar donde se crean los problemas.

La figura clave para pasar de uno a otro, es el responsable de la reunión y su papel para desenladrillar una reunión puede consistir en :      


  • Mediar en los conflictos (sin paternalismo ni autoritarismo, que podría vivirse como un ladrillazo) 
  • Saber preguntar para abrir ventanas en los muros levantados
  • Reconducir ante las calles sin salida  
  • Poner alguna tirita en la frente del que ha recibido un ladrillo en la frente
  • Orientar hacia la búsqueda de soluciones y de llaves que abran puertas
  • Propiciar un ambiente de “aire libre” sin postureos de ningún tipo.

Pues eso, que buen desenladrillador será.




viernes, 13 de marzo de 2015

Aplicando la regla "google" en las reuniones




Regla “google” en reuniones


G     Gestiona constructivamente las intervenciones y las incidencias
o      Objetivos y Orden del día claro
o      Optimiza el tiempo y respeta la duración planteada (al inicio y al final)
g      Garantiza que se saldrá con conclusiones y compromisos
l       Libera a quienes su presencia no sea necesaria. No hacen falta extras.
e      Estructura, sin confundir estructura con rigidez.





viernes, 27 de febrero de 2015

Dejemos de dar las gracias por asistir




Dar las gracias

El post de hoy tiene que ver con algo cotidiano y a la vez excepcional: “dar las gracias”.

¿Os suena la frase: “en esta vida a  mí nadie me ha regalado nada”?

No acabo de comprender el orgullo que la suele acompañar. Si nunca nadie te ha aportado nada, tienes un problema. Y si lo han hecho, pero no lo has valorado, tienes otro y creo que más grave.

Continuamente recibimos regalos, ya sea en forma de favores, de tiempo, de palabras, de experiencias propias y ajenas, de consejos, de ideas y de aprendizajes… Ya sé que a veces hubiésemos preferido un cheque regalo y poder elegir, pero seríamos como aquellos niños que pasan lista a los 20 regalos de los Reyes y se quejan de que falta uno.

En las reuniones se suele agradecer la asistencia. Absurdo. Si convocamos, en la medida en que la jerarquía suele “obligar” a asistir, ese agradecimiento inicial queda absolutamente protocolario y para mí fuera de lugar.

Sin embargo, pocas veces agradecemos lo que la gente realmente ha aportado con su participación en la reunión. Algunas veces aportaciones positivas manifiestamente interesantes y/o generosas, pero también algunas preguntas incómodas o advertencias que nos sacan de golpe de la euforia, pueden en ocasiones ser un regalo no siempre suficientemente agradecido. Dar las gracias genéricas no aporta valor, es humo, pero hay "regalos" en reuniones, que quedan huérfanos del reconocimiento público o privado que se merecían.


No hay que dar más las gracias, sino mejor. Y eso sí, ser más creíbles cuando las damos.

Agradezco la inspiración de este post, a mi madre. Ella sabe por qué.


jueves, 5 de febrero de 2015

Video inicio reunión comercial

video


Que la suerte nos acompañe!

Comparto con vosotros un vídeo que puede utilizarse en inicio de una reunión comercial. 
Quedaros con la idea, pero podéis "producirlo" a medida...

Suerte!

martes, 13 de enero de 2015

Pepinos y reuniones


"Ya lo han dicho"

Llevas más de una hora de reunión. Has estado atento y participativo hasta ahora, pero de repente alguien muy motivado suelta : “me importa un pepino”.

No sabes cómo, pero  tu mente te lleva a la ensalada que vas a preparar esta noche. Dudas entre la de pepino y patata o la de queso de cabra… Difícil elección.

Han sido 10 segundos. Fatales, pero solo 10 segundos. Como estás muy implicado, vuelves rápidamente al tema y lanzas una aportación. No seas modesto, era una buena aportación… Pero de repente, el moderador hace un silencio que dura más de lo necesario, abre los ojos más de lo necesario y levanta los hombros más de lo necesario… y es entonces cuando pronuncia esa odiosa frase :
-          
                      “Ya lo han dicho”

¿Qué haces tú entonces?

Dudas entre si te quieres morir o lo quieres matar, pero has perdido las ganas de participar y vuelvas a tu ensalada de esta noche.

Lo que ha hecho este moderador no es especialmente censurable, ni tenía intención ofensiva alguna. Es una frase que soltamos a menudo cuando alguien repite una aportación.


Sin embargo, si el moderador sustituye el habitual “ya lo ha dicho Juanito” o “es lo que acaba de decir Juanito” por un : “Exacto Miguel, tal y como comentaba Juanito tenéis razón en que X es muy importante…”  , se acabó la ensalada.


lunes, 24 de noviembre de 2014

Reglas de juego en reuniones



¿Os imagináis lo complicado que sería jugar a un juego que no tuviera reglas?

Puede resultar útil consensuar con el equipo con el que te “unen” reuniones más o menos periódicas, las futuras reglas de juego que ayudarían a que esas reuniones fuesen más satisfactorias para todos.

Hay menos tendencia a saltarse las reglas que se han decidido entre todos, que las impuestas… Todos somos rebeldes, con o sin causa.

A parte de las clásicas (e ineludibles):
  •  Empezar puntual
  • Acabar aún más puntual: llegada la hora prevista de finalización,           los participantes tienen derecho a dejar hablando solo, al moderador que no haya gestionado bien el tiempo (apagar la luz, ya sería excesivo)
  •  Recoger por escrito las acciones y medidas que se han decidido (las primeras con detalle de QUÉ/ QUIEEEEÉN/ CUANDO). Si algún nombre no aparece, paga el café.
  •  Móviles apagados  (ninguna empresa ha quebrado porque sus colaboradores tuvieran una hora el teléfono apagado)

Pero, abramos un espacio a nuevas reglas, dando libertad en la manera de expresarlas (bienvenido el sentido del humor):

  • Actitud enfocada a la búsqueda de soluciones (no culpables). Caza a los francotiradores
  • No superar un determinado nº de decibelios cuando defendamos con “pasión” alguna idea.
  • No interrumpir salvo en casos de extrema necesidad (con aportación de justificante médico tipo “riesgo de infarto”)
  • Cuando un tema está cerrado, pues eso: está cerrado!!!
  • No se utilizará calzador para para colocar nuevos temas si no está previsto (pero hay libertad para proponer al moderador que un tema se incluya en la próxima reunión
  • Se pueden prohibir palabras concretas: “eso es lo que hay…” “te lo dije…” las que más rabia den al equipo…
  •  Nadie se enfadará cuando le recuerden una regla que, “sin querer”, está olvidando.
Entre todos se vota cómo se llamará este listado: las 10 reglas de juego, los 10 acuerdos inalterables, los 10 mandamientos, los 10 tabúes, decálogo de buenas prácticas en reuniones, 12 reglas sin piedad, las reglas del reuniópolis. Espero vuestras ideas.

Las reglas se numerarán, de manera que nos permita a todos comentar: te estás saltando la 7!

Se aconseja imprimirlas y recordarlas  antes de iniciar las próximas reuniones.


Que empiece el juego!