domingo, 15 de julio de 2018

Inercias a evitar en el uso del NO en Reuniones



Algunos usos del “NO” que inhiben la participación.

Tampoco hay que obsesionarse, como hacen algunos positivos talibanes, con la prohibición casi absoluta de utilizar el NO. Cuando oigo que si utilizas el no, eres negativo, así, a bocajarro, sin matices, siempre pienso que prefiero que me lancen un “NO será fácil”, antes de un “será difícil”…

Sin embargo, hay algunas inercias de uso del NO en reuniones, que convendría desactivar:

1)    Cuando no estamos de acuerdo con algo que otro está planteando (y puede ser solo un pequeño matiz) ese tic de ir diciendo “no” repetidamente, verbal o moviendo la cabeza, mientras el otro habla. 
     En los cursos de Optimización de Reuniones, incluyo a veces un pequeño ejercicio que permite ver qué hábitos de escucha tenemos y más de un 20% de los participantes constata que “cae” en esa trampa. Las consecuencias son claras: si mientras yo estoy hablando, otro con coreografía o estribillo va negando lo que digo, tengo dos opciones: dejo de participar o cuando me hable él/ella, no le escucharé con la misma atención (micro-venganzas) 
     Observad en futuras reuniones a las que asistáis, la cantidad de gente que lo hace…

2)    Evitar cuando contesto a alguien usar la fórmula: “No. Lo que pasa es que” o similares. A menudo, iniciamos “afirmando” un  NO con rotundidad y luego exponemos nuestro punto de vista. Es un tic habitual, pero es percibido como una negación de la totalidad de lo que ha expuesto el otro y no suele ser bien recibido.

3)    Otro “vicio comunicativo” es cuando un facilitador formula una pregunta (pseudo-retórica) esperando una respuesta muy concreta. Cuando recibe por parte de los participantes otras propuestas a la esperada, a pesar de que serían perfectamente aceptables, al no ser la suya, contesta con una gran sonrisa: “NO” y dirigen su mirada a otros participantes. Después de un par de “NO”, la gente deja de compartir, pensando, “pues dilo tú”.

-          ¿Cuál sería la solución para “X”?
-          Coordinarnos mejor
-          No (con sonrisa)
-          Reunirnos cada semana
-          No (con sonrisa)
-          Silencio…
-          Venga, venga… ¿Nadie lo sabe? La solución sería bla, bla, bla

Quizá quien la usa, podrá creer que es una técnica simpática de dinamización… pero es un inhibidor de la participación, que podríamos resolver sustituyendo esos “NO” por “Si. ¿Y qué otra cosa se os ocurre? El cambio es enorme en la dinámica que se establece. Pasamos de recoger a acoger aportaciones.

Espero que a pesar de tanto “NO” en el artículo, lo consideréis positivamente.

Foto de Pietro Jeng (Pexels)




viernes, 29 de junio de 2018

Manual del buen impuntual en reuniones





¿Qué hay que evitar cuando “no puedo evitar” llegar tarde a una reunión?
A veces, no podemos evitar llegar tarde a una reunión a la que hemos sido convocados. Sin embargo, aunque seamos impuntuales, siempre podemos paliar los daños colaterales no deseados.
¿A qué me refiero? A evitar esos hábitos improductivos que tenemos cuando interrumpimos una reunión ya iniciada:
  1. Explicar a todos los asistentes el motivo de tu retraso, con todo lujo de detalles... Sinceramente, carece de interés (a no ser que haya un cotilleo jugoso detrás, pero no suele ser el caso).Un pequeño gesto o expresión facial fácilmente interpretable de disculpa, basta.Si quieres, cuando finalice la reunión y en privado, ya te excusarás ante la persona que la facilitaba.
  2. Pedir, aunque sea amablemente, si te pueden poner al día de lo que te has perdido.Busca todos los indicios que te permitan “seguir” honrosamente la reunión y si quien la facilita considera conveniente darte algún dato adicional, ya lo hará. 
  3. Elegir mal dónde sentarte, como la silla más alejada de la entrada o que provocará más movimientos y “ruidos”. Olvídate del “¿está ocupada esta silla?”. ¡Si hay un bolso en una silla, busca otra!
  4. Comentar con el vecino las circunstancias o pedirle resumen.
Por cierto, el comentario al llegar "perdón, es que tenía mucho trabajo" (como si los demás no...), mejor ahórratelo.

Aunque la principal responsabilidad sobre la puntualidad recae sobre quien la lleva, ejercer puntualmente la impuntualidad de la manera más efectiva posible, es responsabilidad nuestra. Y punto. ;)

Foto de jarmoloc (pixabay)

viernes, 25 de mayo de 2018

10 Mandamientos en Reuniones




Las tablas de los 10 mandamientos en reuniones


Acabo de cumplir 56 y tengo memoria de pez.

Si no fuera porque lo apunto todo (tras el curso de GTD de José Miguel Bolivar, “capturo”) no sobreviviría profesionalmente. Sin embargo, recuerdo cosas que no son relevantes para mi día a día y que aparecen en mi mente en los momentos más insospechados.

Hoy casi me atraganto en el desayuno, cuando constato que soy capaz de recitar sin pestañear los 10 mandamientos. Soy del 62 … y esas cosas nos pasan. Igual no es un post para jóvenes

Como uno de mis hobbys es “tunear”, os dejo la versión de los 10 mandamiento en las #reuniones:

1.    Amarás la comunicación sobre todas las cosas.
2.    No tomarás el nombre de “Reunión” en vano (si es una ponencia, nunca lo llamarás reunión)
3.    Santificarás las agendes (marcarás y respetarás horarios)
4.    Honrarás y respetarás a los participantes
5.    No matarás de aburrimiento
6.    No cometerás ACTAS impuras (contendrán acciones, acuerdos y conclusiones que realmente plasmen la reunión)
7.    No robarás las ideas ni el tiempo de nadie
8.    No darás falsos testimonios ni mentirás. Tal cual
9.    No consentirás objetivos ni desvíos impuros
10.  No codiciarás el protagonismo ajeno.

Hace tiempo que no oigo hablar de la estrategia del océano azul, pero lo que tengo claro es que si no  cumples los mandamientos, te engullirá el mar rojo de la inefectividad.



Foto de (Pexel) Baptiste Valthier



lunes, 16 de abril de 2018

Importando la noción de "hors sujet"





Importando el "hors sujet"

En Francia hay un concepto que me fascina: el “hors sujet”.  Con una traducción superficial se podría asimilar a nuestro “irse por los cerros de Úbeda, por las ramas o por la tangente”.

Todas significan: divagar, alejarse del tema central, y sacar a colación temas que no guardan relación, pero en Francia, calificar una aportación de “hors sujet” implica otra connotación.

Se les inculca desde pequeños.
Si en un examen o ponencia, un alumno francés que no domina lo que le han preguntado, cae en la tentación de alargarse introduciendo conceptos o ideas que no son exactamente los preguntados, la penalización por hors sujet es realmente disuasoria.

En nuestro país, como mucho, no se te tiene en cuenta lo superfluo, pero no te penaliza. 

Esta diferencia es mucho más importante de lo que puede parecer… Marca nuestra cultura, y no solo en los políticos de este país, que el día que contesten lo que realmente les han preguntado, me caerán lagrimitas de emoción. 

Esta tendencia a:

·         “va... lo cuelo” “y de paso” “saco este tema, que de ese si sé “ ...

se ha convertido en un distorsionador de reuniones,  que afecta de manera negativa al focus y a los tiempos de las mismas. ¿Qué puedo hacer para evitarlo?

Ya he hablado en otra ocasión de las reglas de juego en las reuniones, de la conveniencia de establecerlas y de sus ventajas.


Si utilito esta “técnica”, y el ambiente y dinámica del grupo me lo permite, es aconsejable explicar el concepto de hors sujet e incluir una alianza o regla de juego que lo evite.

En una reunión, si de algo no sé, no hablo. Qué maravilloso principio, la importación del hors sujet.


La efectividad de contestar lo que se nos pregunta, no lo que nos apetece.


Photo by it's me neosiam from Pexels


lunes, 12 de febrero de 2018

SAR o no SAR, esa es la cuestión



SAR o no SAR, esa es la cuestión



No me gustan las citas desgastadas por su abuso, y aunque la de Ford estaría en esa categoría, la voy a rescatar .igualmente para este post: “tanto si piensas que puedes como que no puedes, tienes razón”

Una amiga psicóloga me explicaba el otro día que cuando se programa una meta en el cerebro, se pone en funcionamiento el SAR (no hablo de Su Alteza Real, sino del Sistema de Activación Reticular) que provoca que nuestro cerebro fije toda su atención en la búsqueda de la información necesaria para alcanzar dichas metas. Si lo explicaran los de Pixar nos presentarían un personaje con una lupa gigantesca emulando a Holmes.

Si el inconsciente nos “chiva” que algo es imposible (aquí el dibujo llevaría  gafas de sol y gabardina), entonces nuestro cerebro daría por concluido el tema y la búsqueda se desconectaría. Aquí Pixar añadiría unas gigantescas tijeras y un ruido de desconexión. Como ha recibido el mensaje de “no hay solución”, el cerebro abandona la búsqueda y se dedica a oros temas.

Imaginaos la importancia que tiene este mecanismo en una reunión. Los mensajes desactivadores pueden llegar de manera verbal: “nos han fijado unos objetivos inviables”, “al paso que vamos, no lo conseguiremos”, como mediante el lenguaje no verbal (en nuestra cara y gestos transmitimos la poca confianza que tenemos en que se vayan a conseguir los objetivos).

Si los participantes reciben esos mensajes, corremos el riesgo de que el personaje de la gabardina nos juegue una mala pasada.


Foto de Oleg Magni (Pexels)



miércoles, 20 de diciembre de 2017

Aplica la regla "NAVIDAD" en tu comunicación y reuniones



Comunícate sin guirnaldas ostentosas.
Evita que se te descarguen las pilas en tu voluntad de deslumbrar.
Eso sí, aplica la NAVIDAD en tus reuniones y en tu comunicación en general:

     No
     Alces
     Voz
     Insiste
     Dando
     Argumentos
     Diferentes


Un abrazo y felices fiestas.