jueves, 25 de junio de 2015

Los 7 magníficos de las reuniones


La llegada de los 7 magníficos

Érase una vez un jefe que amargaba la vida a su equipo. En especial, su sadismo se manifestaba en las reuniones, donde:
  • Les exigía un tiempo que no tenían, obligándoles a sacrificar su productividad.
  • Se quedaba los frutos de sus ideas, sin compartir ni esa cosecha, ni el éxito.
  • Para él, nunca era suficiente el esfuerzo de la población reunionil.
  • No escuchaba sus necesidades, preocupaciones…
  • No reconocía a los líderes naturales y en cuanto podía, los “deslustraba” en público.
  • Ante un posible incumplimiento, la humillación pública era desproporcionada.
  • Los engañaba, haciéndoles creer que todo era por su bien.

Pero un día, se erigieron los 7 magníficos:
  1. El que dominaba el lanzamiento de cuchillos (aunque fuera por la espalda).
  2. El que hacía trampas en el juego de manejar la información.
  3. El que dio ganas al equipo de luchar por su dignidad.
  4. El que nunca se había sentido parte del equipo y ahora encontraba sentido a ser parte de él (y contra el jefe).
  5. El que decidió que el jefe/moderador se fuera con su música a otra parte.
  6. El que vio que no tenía más remedio que actuar.
  7. El séptimo no recuerdo que aportó, pero estaba en el grupo…


Fue una lástima que el tema no acabara como la película y que el necio jefe/moderador no abandonara humillado las reuniones, pero bueno… 


viernes, 12 de junio de 2015

La oportunidad que no debes dejar escapar si "estrenas" un nuevo equipo


                                              





La información que te permitirá "encajar" mejor con tu nuevo equipo

Aconsejo a todo responsable de equipo que busque la manera de saber (anónimamente, por supuesto) qué aspectos  gustan y cuáles no tanto… en su manera de “liderar” el equipo.

Sin embargo, puedo entender (aunque no compartir) que muchos lo viven como una aventura arriesgada:
  • -          ¿Y qué pasa si la conclusión es muy negativa?.
  • -          ¿Y si me dicen que nada les gusta y sale una lista interminable de “defectos”?.

En tales casos (poco probables), tampoco deberíamos matar al mensajero. Esos datos reflejan una realidad, ahora a la luz,  que ya arrastrabas hace tiempo y encima desconocías su existencia… Algo habrías ganado: ya no vives en la inopia.

No obstante, este post no trata de convencer a nadie para que practique ese sano ejercicio.

Mi objetivo es plantear una oportunidad A RIESGO CERO (eso ya os gusta mas ¿eh?), que surge cuando tienes un nuevo equipo. No la dejes escapar (mira, me ha hecho pensar en la canción de Serrat).

Yo utilizaría una reunión (no me gustan las encuestas… jejeje) en la que preguntaría:
  • -   “De todos los “jefes” que habéis tenido a lo largo de toda vuestra trayectoria profesional ¿qué es lo que más habéis valorado y lo qué más os ha molestado de ellos?

El ejercicio se puede hacer abiertamente, pero siempre es preferible utilizar una herramienta que contemple el anonimato (como ya sabéis los que me conocéis, el metaplán de doble entrada, por ejemplo, te permite además categorizar y priorizar sin sesgos…).

La información suele ser inequívoca y ofrece pistas irrenunciables que te ayudarán a conseguir un mejor encaje y una mayor satisfacción colectiva.

Dar “tus primeros pasos” como responsable de un equipo con esa información no tiene precio… y tampoco coste. 


viernes, 15 de mayo de 2015

Sensiblemente en reuniones



Material sensible


Una de las palabras de las que más se abusa en reuniones es “sensiblemente”. Está de moda. ¡Qué le vamos a hacer!

Escuchamos a menudo que algo ha mejorado o empeorado sensiblemente… Si no te has dado cuenta y te aburres en tu próxima reunión, siempre puedes calcular cuántas veces se utiliza.

Pequeño gran detalle: no hay unanimidad en cuanto al valor que se le atribuye. Para la mayoría significa “poco” (63%), pero un 28% entiende que esas variaciones son importantes. Llama la atención que el resto, es decir un 9% (*) no tienen claro su significado.

Si pedimos ayuda a la RAE, la verdad es que no nos aclara gran cosa. Nos indica una definición tan ambigua como la propia palabra: “de forma que se percibe por los sentidos o por el entendimiento”.

¿Os imagináis lo que puede provocar como malos entendidos semejante ambigüedad?

Vamos sensiblemente apañados.



(*)Estos porcentajes, han sido calculados a lo largo de mis últimos talleres (nº de respuestas: 4.320 hasta la fecha)

viernes, 10 de abril de 2015

Desladrilladores de reuniones



La reunión está enladrillada

La reunión está enladrillada. 
¿Quién la desenladrillará? 
El desenladrillador que la desenladrille, buen moderador será.

Una reunión puede ser el lugar donde uno cuenta sus problemas y se busca al culpable, el lugar donde se encuentran soluciones, o incluso, el lugar donde se crean los problemas.

La figura clave para pasar de uno a otro, es el responsable de la reunión y su papel para desenladrillar una reunión puede consistir en :      


  • Mediar en los conflictos (sin paternalismo ni autoritarismo, que podría vivirse como un ladrillazo) 
  • Saber preguntar para abrir ventanas en los muros levantados
  • Reconducir ante las calles sin salida  
  • Poner alguna tirita en la frente del que ha recibido un ladrillo en la frente
  • Orientar hacia la búsqueda de soluciones y de llaves que abran puertas
  • Propiciar un ambiente de “aire libre” sin postureos de ningún tipo.

Pues eso, que buen desenladrillador será.




viernes, 13 de marzo de 2015

Aplicando la regla "google" en las reuniones




Regla “google” en reuniones


G     Gestiona constructivamente las intervenciones y las incidencias
o      Objetivos y Orden del día claro
o      Optimiza el tiempo y respeta la duración planteada (al inicio y al final)
g      Garantiza que se saldrá con conclusiones y compromisos
l       Libera a quienes su presencia no sea necesaria. No hacen falta extras.
e      Estructura, sin confundir estructura con rigidez.





viernes, 27 de febrero de 2015

Dejemos de dar las gracias por asistir




Dar las gracias

El post de hoy tiene que ver con algo cotidiano y a la vez excepcional: “dar las gracias”.

¿Os suena la frase: “en esta vida a  mí nadie me ha regalado nada”?

No acabo de comprender el orgullo que la suele acompañar. Si nunca nadie te ha aportado nada, tienes un problema. Y si lo han hecho, pero no lo has valorado, tienes otro y creo que más grave.

Continuamente recibimos regalos, ya sea en forma de favores, de tiempo, de palabras, de experiencias propias y ajenas, de consejos, de ideas y de aprendizajes… Ya sé que a veces hubiésemos preferido un cheque regalo y poder elegir, pero seríamos como aquellos niños que pasan lista a los 20 regalos de los Reyes y se quejan de que falta uno.

En las reuniones se suele agradecer la asistencia. Absurdo. Si convocamos, en la medida en que la jerarquía suele “obligar” a asistir, ese agradecimiento inicial queda absolutamente protocolario y para mí fuera de lugar.

Sin embargo, pocas veces agradecemos lo que la gente realmente ha aportado con su participación en la reunión. Algunas veces aportaciones positivas manifiestamente interesantes y/o generosas, pero también algunas preguntas incómodas o advertencias que nos sacan de golpe de la euforia, pueden en ocasiones ser un regalo no siempre suficientemente agradecido. Dar las gracias genéricas no aporta valor, es humo, pero hay "regalos" en reuniones, que quedan huérfanos del reconocimiento público o privado que se merecían.


No hay que dar más las gracias, sino mejor. Y eso sí, ser más creíbles cuando las damos.

Agradezco la inspiración de este post, a mi madre. Ella sabe por qué.


jueves, 5 de febrero de 2015

Video inicio reunión comercial

video


Que la suerte nos acompañe!

Comparto con vosotros un vídeo que puede utilizarse en inicio de una reunión comercial. 
Quedaros con la idea, pero podéis "producirlo" a medida...

Suerte!